castellano

Descubrí el yoga en 2006 en Bruselas y rápidamente se convirtió en una necesidad, incluso en cierto modo una obligacion para  encontrar mi equilibrio y sentirme bien conmigo mismo, antes de llegar a un estado armonioso a nivel psicológico.

El encuentro con el yoga centrado en la alineamiento fue decisiva para volver a ponerme en forma… ya que estuve sufriendo de dolores de cervicales durante dos años! En ese momento, bailar era mi pasión. Desde 2017, descubrí que dar clases de yoga también ayuda a aliviar o reducir el dolor de mis alumnos, ¡por eso esta profesión me hace completamente feliz!
La asociación Vittal, para la cual di clases de manera voluntaria en el 2018-19, financia mi formacion como maestra.

Link hacia los estatutos de la asociacion VITTAL

Para contactarme : via mail gwen[punto]bretagne[arrobas]gmail[punto]com |0033 6 76 62 20 01